Último partido
 
Próximo partido
21/1/2018
 
Síguenos en Twitter RSS
       Liga / Ex recreativistas
www.recre.org - Mucha tensión en el entrenamiento de ayer del Levante

5/12/2007

Mucha tensión en el entrenamiento de ayer del Levante
El técnico De Biasi expulsó a Storari por empujar a Geijo y pone firmes a la plantilla en los vestuarios  
 
Si parecía que ayer iba a ser un día de celebraciones para el Levante por la incorporación del recuperado Iñaki Descarga, finalmente ocurrió todo lo contrario. La fiesta acabó en trifulca. Parece que el club azulgrana tiene sobre sí una losa que no le deja levantar cabeza. Cuando De Biasi empezaba a ver al equipo que quería, una nueva piedra se ha cruzado en el camino de un club que no ve la luz. Ayer, el técnico italiano expulso a Storari del entrenamiento y, una vez concluida la sesión, el vestuario echó chispas. Un duro rapapolvo cayó sobre los jugadores. De Biasi se ha cansado de algunos comportamientos y quiso dejarlo claro. No le gustó nada que la plantilla le echara en cara haber continuado el partido del domingo con Descarga inconsciente. 
 
A las 16:30 horas el ambiente que había en la Ciudad Deportiva de Buñol era aparentemente bueno. Los jugadores saludaban y abrazaban a un Descarga que ante el Getafe pasó uno de los peores tragos de su vida. El lateral derecho no pudo ejercitarse junto a sus compañeros, pero sí que se le vio golpear el balón a portería. Tiene ganas de volver y se le nota. Pero ese clima distendido dio un giro de 180 grados poco después. 
 
Todo empezó cuando el ex recreativita Emilio José Viqueira realizó una dura entrada sobre Miguel Ángel. Entre ellos no ocurrió nada. Sin embargo, Storari no se calló y fue directamente a buscar al centrocampista gallego para pedirle explicaciones. Entonces Geijo quiso tranquilizar al guardameta italiano y se metió en medio. Pero ese afán pacificador enervó aún más a Storari, que le empujó violentamente. Lo que podría haber quedado en una fea jugada entre dos compañero, como otras tantas, terminó como el Rosario de la Aurora.  
 
"¡Es una falta de respeto!"  
 
Entonces De Biasi, como capitán de un barco que navega a la deriva, tomó el control. Mandó directamente a las duchas a Storari, una medida que enfadó y desesperó aún más, si cabe, al portero. El italiano enfiló el camino hacia los vestuarios enrabietado, fuera de sí. Se quitó la sudadera y la lanzó al suelo con furia. Hizo lo mismo con los guantes. Sus gritos retumbaban en las instalaciones. "¡Es una falta de respeto!", voceó a De Biasi en más de una ocasión. Y para terminar de descargar la tensión golpeó una de las neveras. Mientras tanto, los compañeros alucinaban y no daban crédito a lo que estaba ocurriendo delante suyo. 
 
Pero el espectáculo aún no había llegado a su fin. Quedaba el segundo acto. Con una historia sorprendente. Cuando todos los jugadores se retiraron a las duchas les esperaba un De Biasi calentito. Parece que lo ocurrido durante la sesión de trabajo fue la gota que colmó el vaso. Y el preparador italiano explotó. Durante 40 minutos les tuvo encerrados en un cuarto que cada vez se hacía más pequeño para los jugadores.  
 
El tema estrella de la discusión no era lo ocurrido minutos antes entre Geijo y Storari, sino el hecho de continuar el encuentro del pasado domingo a pesar del desvanecimiento de Iñaki Descarga. De Biasi está indignado. No ha soportado las malas caras y las críticas de algunos jugadores por su decisión de no suspender el choque. El italiano se justificó diciendo que, cuando el árbitro le preguntó qué quería hacer, giró la cabeza hacia los jugadores y no encontró ninguna respuesta. Según explicó ayer en el vestuario, esa indiferencia de la plantilla fue la que le llevó a decantarse por retomar el juego. De Biasi defendió su postura diciendo que el fútbol es "un deporte para hombres" y que Descarga se ha recuperado sin problemas. 
 
"Ya hay bastante como para crearnos más nosotros", fue una de las frases que De Biasi pronunció. La situación que atraviesa el Levante es muy delicada y lo último que hace falta es la desunión en el vestuario.  
 
Ettien y el capitán Rubiales actuaron como portavoces de la plantilla y pidieron calma a los jugadores. Ademá


Fuente: LLPP Foto: recre.org

Opina sobre esta noticia

Lee las opiniones de los visitantes sobre esta noticia

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Compartir en Tuenti